domingo, noviembre 25, 2007

El eterno retorno





Gotea mi piel

los momentos muertos del ayer,

cuando tu, inmortal vacío te nutrías

de mi alma cansada de morir.


Uno a uno,

los sacros retornos crecen

en el desierto del amado.

13 comentarios:

Morgana dijo...

Es el eterno ciclo de la Vida/Muerte/Vida. ¿Recuerdas esa parte de Mujeres que corren con los lobos? Aliento a tu alma a que se entregue a esa sabia que tienes dentro para que deje morir sin lamentos lo que tiene que morir, y que te llene de vida para recibir con una sonrisa las bendiciones que te aguardan.
Un abrazo

carmen dijo...

Sabes, sigo leyéndolo y nutriéndome de él...lo leo a ratos, lo dejo y lo vuelvo a coger....Rocío, a veces me abruma tu sabiduría ancestral.
Un beso princesa

El Toro de Barro dijo...

Cuando el abrevadero del amado es "mi alma cansada de morir"...qué hermosa visión ésta, qué dura visión ésta...

Altamira( un Juan de los Palotes) dijo...

Impresionante Carmen, prendo un cigarrillo después de leerte y observar la imagen que elegiste como marco a semejante texto y reacciono, otro cigarrillo ya encendido se consume solo en el cenicero con su ceniza intacta, elongándose inmutable como un cadáver en proceso de mutación, de metamorfosis, ahora, el humo sahuma éste ambiente mientras me asombro de como leerte pudo por un momento sacarme de la conciencia y universalizar tu poema. Fuego, cenizas, y algo aún mas volátil, humo, nada se ha perdido, todo queda bajo la bóveda de este recinto, dentro de las cuatro paredes de este universo que es la vida-muerte en su constante cambio.
¿Así nosotros? ¡Así nosotros!
Besos Carmen
Siempre deleita leerte

amoremachine dijo...

carmen
el poema
al igual que la fotografía
define excepcionalmente

el amor.

carmen dijo...

:-) Siempre digo que primero en mí, surge la palabra y después como por encantamiento aparece la mirada perfecta.
A mi también me cautivó este eterno abrazo amoroso...
Carlos, Horacio, Gus, siempre lo diré, me honra y complace enormemente vuestra presencia...eternamente agradecida estaré.

Un abrazo multiplicado por 3.

JuanBM dijo...

Estimada Carmen

Los tres últimos versos me estremecen: el desierto de la persona amada...vacío, el ser que ya no es al lado nuestro y sin embargo una presencia detras de esa presencia, acaso el recuerdo. Todos en el amor acabamos descubriendo que amar y ser van de la mano también, amamos y somos y alguien nos lleva en la libertad y en el deseo a ser de una manera tan desconocida como desconcertante, por eso cuando la persona querida es un desierto algo también muere y se contagia de ese silencio en nosotros.

Saludos

José Camúñez dijo...

Así es.
La muerte es cansancio.
Por eso todos nos cansamos de morir.

carmen dijo...

Juan, es cierto, no siempre hablamos de muerte física. Vivir en la ausencia es como morir en ella ¿Hay alguna diferencia? Ufff...mejor me callo y aparto la mirada..Gracias por tus palabras.
Un abrazo.

Jose....cuanto tiempo :-)
Un saludo afectuoso.

Tawaki dijo...

El que ama, permanece para siempre.

Un beso

Namasté dijo...

Woooooooooo....
Asombrado me has...!!
Cuanta pasión, cuanto amor... significativa fotografía.

Bss

Mari Carmen dijo...

¡Cuanta belleza en unas cuantas palabras, en un poema, Carmen!

Feliz fin de semana,

carmen dijo...

Tawaki, es cierto, cuando se ama es para la eternidad :-)

Namasté....el asombro es mutuo..no lo dudes..Gracias por estar

M.Carmen, siempre con tu palabra llena de ternura...exageras.

Un beso a los 3.