domingo, junio 21, 2009

Namasté Vicente

Namasté Vicente




Cierro los ojos.
Mil estrellas
ante mi se iluminan;

difuminado, el cometa
que se aleja
hacia el infinito de la vida

1 comentario:

Charo dijo...

Este hombre ha hecho historia, sin ser politico, ni religioso ni partidista. Si de algo se le puede acusar es de declarar la guerra al dolor y al sufrimiento. ¡Cuánta gente le ha llorado! Es increíble que una sola persona pueda mover el mundo.

Un beso