domingo, enero 03, 2010

Respiro


El fuego interno ha dejado de rugir,
duerme acallado por el aire en la penumbra.

Calma engañada
en los ecos del profeta.

Respiro.


6 comentarios:

Horacio Fioriello dijo...

...y en ese respirar, pausadamente, un solo latido universal.
perdon por no comentarte antes, digo, mas temprano, digo antes de que publiques, jeje, como peregrino sediento frente al cantaro de agua frezca extiendo mis manos en charco para beber tus letras de a gotas

besos Carmen
besos

TORO SALVAJE dijo...

No es poco eso.
Aunque sea un espejismo.
Sigue.

Besos.

JuanBM dijo...

Estimada Carmen:

Duerme el fuego pero no se extingue, como la pasión que se transforma en frutos y en nuevos misterios. Porque la pasión es fuego y también tiene el poder de iluminar.

Te deseo un hermoso año, lleno de proyectos y de ilusiones.

Un abrazo

Cartas en la noche dijo...

Me recuerda este sobrio poema a algunos momentos del Animal de Fondo de Juan Ramón, cuando nos enfrenta a la lucha de amor entre el fuego y el aire... No puede el uno vivir sin el otro. Ojalá no se apague nunca el fuego em tu corazón ni en tu cuerpo; ojalá cunda el aire de un modo interminable, que el combate no cese nunca, nunca, nunca...

Tawaki dijo...

Muy curiosa la foto. Si respiras muy hondo volverás a avivar el fuego...

carmen dijo...

:) Que extraño poder tiene la palabra cuando nace en boca ajena.Quiero deciros que es un honor vuestras presencias.

...Pero es bueno respirar en paz cuando la quietud reina en nosotros.Opino como vosotros, cuando la pasión dormita entonces el alimento es otro, transformando los sentimientos que nos nutren.
No son mas que estados del alma por eso respiro, alerta ante los cambios.

Gracias por estar, siempre es un placer leeros. Un abrazo