lunes, junio 25, 2007

El éxtasis








Santifico mi éxtasis
Corpóreo cáliz
Iluminada
Reconozco la muerte,
Limpia,
Que brilla sobre mi faz
Mostrando la vida


Caído,
Desplegó sus alas
Y abrazó el aire
Que me envolvía
Mi locura inamovible y firme
Se simplificaba ante él


Rectifico la postura
Mis manos se niegan a seguir viviendo
Elijo la muerte de mi yo más estricto
Purificando el camino de mi existencia

2 comentarios:

Horacio Fioriello es Altamira ( un Juan de los Palotes) dijo...

Derochas dialectica para describir el alma suspendida en ese estado de embriagues del que no quisieramos regresar sobrios por el sinuoso camino del amor.

genia!

Altamira

carmen dijo...

Siempre tan generoso en tu elogio.Gracias. Creo que no hay equilibrio hacia ti. Me voy a pasar por tus mundos, prometido