lunes, julio 30, 2007

Te amaré una eternidad

Hoy mi invitada es Lidia. La conocía un buen día cuando decidí ser "forera" como ella. Después me autoinvité en su blog y una cosa nos llevo a la otra.
Le he robado este pequeño relato. Es demasiado sensual para que otros ojos no puedan disfrutar de él.



Era ella. Quizás el peinado era distinto, tal vez el estilo de su indumentaria era otro, pero aquella melena en llamas, y el especial tono violeta de sus pupilas, eran inconfundibles.
No había cambiado; tan hermosa y arrebatadora como la recordaba.
Oculto en la nada de la alcoba podía observarla mejor.
Así; serena, indolente, entregada en cuerpo y alma al reconfortante baño.
¡Dioss! ¡Todos sus pactos habían dado resultado! Estaba allí.
Cauteloso; besó la seda de aquel hombro, algo tan suave y fugaz como el vuelo de la mariposa...
Sentir esa ráfaga caliente la hizo abrir los ojos y voltearse inquieta en la bañera… se tranquilizó pensando que podía haber sido su imaginación
Envuelta en la toalla cepilló enérgicamente la cascada de rizos cobrizos. Una vez satisfecha con el resultado, sustituyó la aspereza de la toalla por el toque delicado del satén burdeos del camisón. El resultado, para la mirada furtiva que la observaba, no podía ser más seductor.
Empezaba a vencerla el sueño cuando… Esta vez, fue en la nuca, en el nacimiento del pelo…En el colmo del asombro, sintió como se le erizaba la piel cuando despacio, muy despacio, deslizaban el fino tirante al tiempo que, apretaban y besaban impúdicamente su seno.
Algo o alguien, la obligaba a girarse y a sentir su peso, al tiempo que alzaba su camisón hasta la cintura. Ya no sabía si soñaba o deliraba, ríos de lava arrasaban sus venas, cuando unas manos… Porque eran unas manos; lo que acariciaba su intimidad, arrancando jadeos a su sueño… Ahh… Pero qué… Ummm… percibía en esos instantes sensaciones, de las que ignoraba su existencia… ¡Oh!... ¡Dios!...¡¡Estaba siendo poseída por… Nadie!!
Un cúmulo de emociones estallaron a la vez en aquel lecho; el deseo largo tiempo contenido, la dicha de volver a poseerla, la in certeza de que aquello estuviera sucediendo realmente, la explosión incontrolada y de una magnitud desconocida para ella...
Al clarear, el semblante satisfecho de la muchacha fue un trofeo para aquel observador furtivo.
Confusa, todavía bajó a desayunar. La puerta entreabierta de la oficina de recepción, le volvía a mostrar aquella pintura.
-Perdone caballero. ¿Ese señor del cuadro siempre ha sonreído?
-No, señorita- respondió pálido, el dueño del vetusto hotel
- Es mi abuelo, y dejó de sonreír el día que perdió a su gran y único amor en un accidente automovilístico, no lejos de estos acantilados.
-Ah… ¿Y por qué sonríe ahora?... ¡Eeh! ¡Oiga!... ¿Por qué me mira así?...
El hombre, sin poder apartar la vista de la chica, abrió un poco mas la puerta dejando expuesta la pintura en su totalidad.No daba crédito a sus ojos. Allá, sentada al lado del personaje… ¡¡Estaba ella!! Con otros ropajes, pero era como estarse mirando en un espejo vestida de carnaval. Sus enormes ojos violeta, interrogaban en silencio al hombre.
Él, le contó:-Mi abuelo siempre hizo todo tipo de conjuros, espiritismos o pactos, con quien se lo propusiera, con el fin de conseguir la reencarnación de mi abuela. Decía que no descansaría, ni nos dejaría descansar a nadie hasta que lo consiguiera. ¿Nadie le ha hablado antes del fantasma del hotel Brayton?... No, ya veo que no… Por la misteriosa aparición de la sonrisa de mi abuelo, y a juzgar por el semblante lívido que voy observando en de usted… Creo que… Por fin todos descansaremos….Mis clientes también…

Su enlace: http://www.lacoctelera.com

2 comentarios:

Licemar dijo...

Bendito día ese. :-)
De robar nada, puedes coger lo que gustes cuando desees, no tengo ningún inconveniente. Es un honor estar e tu blog.
Gracias por invitarme.
Quedo a la recíproca. Turelato de las canicas me encanta.

Un beso

margarita dijo...

Por favor! Que buen relato... tuve la piel de gallina...
Justo estuve escribiendo sobre la trasmigracion de las almas y la eternidad! Peronada publicable
Beso
M