martes, febrero 05, 2008

Mi pequeño poema





No me dejes pequeño poema
deja que ella siga sintiendo
cada silencio surgido de él


Yo, depositaré la caricia
redondeando la lágrima
tras el pensamiento sentido


Mis manos inquietas,
indecisas de tanto escuchar
no sabrían terminar la palabra
si tu te marcharas esta mañana


No me dejes pequeño poema
cohibata en mí como si fuera
el momento que siempre esperé

4 comentarios:

Tania dijo...

Bueno, siguiendo el paseo de hoy por tu casa... cuánta ternura hay en este poema!...

abraços :)

carmen dijo...

Gracias Tania, eres un cielo, como siempre...

abraços :))

El Toro de Barro dijo...

Hoy daría muchas, muchas cosas, por haber sabido decir te quiero a tiempo...Quien tiene la suficiente entereza para no dejar pasar el tren del cariño sin dejar en él pequeños gestos, se libra del dolor de tener que darlo todo en un instante solo: el afecto se convierte entonces en una cascada gigantesca pero inválida, que arrastra la tierra pero no la germina, como el agua tibia que cae, el chiribi lento pero constante, que penetra y no destruye, así, como el aire que pasa y no se oye...

carmen dijo...

Hoy no es ayer...hoy no es mañana..entonces porque hablar de palabras atemporales...de entregas perdidas en el dolor que no llegó a nacer..
Hoy vuelven los ojos a mirar, hoy vuelve el alma a componer momentos que pasarán si no se oyen....

Carlos :),es un honor que hoy, después del tiempo, hayas vuelto por arcantia....Un saludo sincero