miércoles, agosto 15, 2007

me anudo

-1-
Atormentada,
la perversidad de su alma
reclama giros febriles,
que aniden y besen el vacío.
La cuna de la vida acariciando el aliento del ser.


-2-

Desnudo,
el eco se multiplica en la esencia.
Impregnado de luz,
el nacimiento de la palabra
se desnuda
y anuda
a la voz.

3 comentarios:

Namasté dijo...

Yo a veces me quedo mudo y no me sale ni la voz ni mi eco...
Otras por el contrario gritaria hasta la extenuación...

Saludotes enooormes.

Horacio Fioriello es Altamira ( un Juan de los Palotes) dijo...

La voz, ese registro tan personal de nuestras almas, tan alcahuete de nuestros estados de animo...
Gritar es necesario cuando truena la voz en las tripas como un eco del afuera ignominioso.

Un poema para leer y releer.

carmen dijo...

:-)Gracias Horacio, tus palabras siempre llegan muy hondo y ahuecan este nudo que aparece a veces.

Namasté, es un placer apreciar tu reflexión en mi hueco virtual.Un saludo enorme también para ti.