martes, agosto 14, 2007

Regina o el despartar de la vida









-“¿Entonces, te llamas Rosa Roja?” Le preguntó interesado
-“No, no. Mi familia es el Rojo, mi condición es ser Rosa. Pero si quieres llamarme por mi nombre, es Regina.”Le contestó con una sonrisa en los pétalos.
-“Bello nombre. Yo soy Cactus No me toques. Reconozco que mi apellido aterroriza incluso más que mi aspecto”. Le dijo afectuosamente.
-“No veo el motivo ¿Te refieres a tu piel tan rara? Lo cierto es que nunca había visto a nadie con ese aspecto ¿Entonces no te puedo tocar? Le preguntó intrigada
-“Pues te aconsejo que no. Tu imagen podría verse dañada. Soy un ser difícil y mezclarme con el mundo no es precisamente mi mejor cualidad. Ningún ser viviente me puede tocar. Ni Ella que me alimenta todos los días. E incluso te podría decir que me habla y me cuenta cosas bonitas, cosas que trascienden en mí.”dijo con firmeza.
-¿Y quien es ella?
-“Ella es, simplemente. Maneja el mundo, creadora de olores, de pasiones, de vibraciones. Cuando pone aquello que llama “música”, todos nosotros nos rendimos a su poder. Nos cuida cuando otros seres nos invaden“, continúo excitado
_”Ves, yo no tengo ese problema. Me encuentro en un bello jarrón, rodeado de vida, el agua” le contestó animada.
-“Pero nada es eterno, bella Regina. Hasta los más fuertes mueren. Es una putada pero eso es la vida” Le replicó tranquilamente.

-¿Qué te pasa hoy? Le preguntó al cabo de una semana.
-“No sé. Estoy cansada, mira mis pétalos, se marchitan día a día.¿Que significa?¿Me lo puedes decir Cactus? Le contestó.
-“Todo es cíclico. Te lo dije hace una semana. Pero no te preocupes. Te convertirás en materia que servirá para alimentar otros seres”. Le dijo mientras la acariciaba con la mirada.”

-¿Y Regina? ¿Dónde está? Grito Cactus al despertarse.
-“Murió. Ella se la llevó ayer noche mientras dormías”, le contestó Ficus, “Pero me dijo: “Dile a Cactus que pronto lo veré. Cuando Ella me recicle y me convierta en abono, alimentaré sus raíces”. ¿Que quiso decir con eso?
-“Nada, cosas nuestras” susurró en el silencio.

3 comentarios:

José Camúñez dijo...

Quizá no todo termine con la muerte, y hasta lo más trágico tenga un lado hermoso...

Marimar dijo...

No quiero llamarle muerte,que sea pues trasmutación, en otra energia, en otra manifestación.

carmen dijo...

Hola preciosa, que bien tu visita....Por supuesto llamémosle trasmutación....La muerte es vida :-)
Un beso en tu bella alma