miércoles, mayo 30, 2007

Azul II



-II-

Los momentos vuelven, aquellos que me llenaron de sabiduría y amor, aquellos que compartí con la conexión a la vida.
Fue un bonito día de verano cuando mi presencia en este mundo se hizo realidad....



Me cuesta tanto dar ese paso, es más, no deseo darlo.
Pero mi madre me amenaza suavemente y me aconseja al mismo tiempo de seguir adelante.


-Te perderás algo precioso si no lo hicieras....me susurra-Agggg.....en fin, allá voy......que difícil.....agggg.... y que dolor.Aggg......pero ya llego, ya......que sabor tan distinto.
Es, si, es distinto, pero me gusta.

Decido finalmente abrir los ojos y aprecio que son muchos los que me observan.
Alguien se acerca a mi....es mi padre, lo sé.
Me mira con atención, con seriedad pero contento, y me dice:

-BUeeeenOOO.......yAAAA llegoooooó......GrAaaaacias queridaaaaa.Mioooo estirrpeeee peeermanecerAAAA.

Mi madre sonríe sabiendo, que quizás dentro de varios años ella ya no será la elegida pero se siente feliz.
Nada es eterno me ha dicho desde entonces, el amor tampoco lo es.
Siempre lo he dudado, pero últimamente mi concepto de balleno ha cambiado.
Yo quiero tenerlo siempre a mi lado.

-Venga, anímate, nos seas perezosa y no dejes que piensen que eres maleducada.- me transmitió.

Y con mucho disimulo, me empuja con su enorme cola hacia ellos.
Mi mirada es, de fascinación, de admiración, pero al mismo tiempo un cierto temor a lo desconocido me invade.
Entonces, mi padre, sabio padre que comprende, inicia su lento movimiento, con cierta parsimonia y con mucha seguridad.
Sus aletas o sus alas se confunden pues empieza a volar, volar y volar.
Y, soplando, y, cantando, invita a los presentes a la fiesta,
Una y mil veces mil la mar se mezcla con el cielo y el cielo con la mar.
El movimiento de las olas me empuja hacia adelante y hacia atrás.
Entonces me dejo llevar y empiezo a gozar del gran regalo.

-Ohhhh!!! Que bello mama, ¿y qué significa?
-Pequeña, es simplemente la manera de dar gracias a la vida.

Recuérdalo y vivirás para siempre......

1 comentario:

Mari Carmen dijo...

Qué curioso... frente a mí tengo un poster con delfines, y en mi oficina, otro de delfines, igualmente. Son muy hermosos. Da mucha tranquilidad el mirarlos.

Carmen, es un relato muy bonito. No sé qué pensará un delfin mientras lucha por sobrevivir, pero seguro que es algo parecido a lo que tu has escrito.

Un abrazo :)