jueves, mayo 24, 2007

reflejos




-1-


¿Oyes?
Es la voz en la tormenta.

No se desgrana ni se lamenta,

sólo compone un mundo que encadena.

Palabras que nacen y mueren




-2-


Vivo pegada al reflejo de mi misma

dónde el verbo,

atrapado en la garganta

se niega a nacer.






-3-


Palabra,

rebuzna,

y desentiéndete de mi.

2 comentarios:

José Camúñez dijo...

Hay palabras que no saben rebuznar como deben.

Hay rebuznos que no encuentran las palabras.

carmen dijo...

Es cierto, tienes razón. Entonces es mejor el silencio, a veces.