jueves, mayo 31, 2007

Azul IV


-IV-

Mis amigos fueron los seres más curiosos que os podéis imaginar, pero estaban tan llenos de fantasía, que era un gozo enorme sentirme arropada y comprendida en el juego. Es por ese motivo que tras los años vividos, y ante la proximidad a la muerte eterna ellos permanecen junto a mi.

-¡Dos! respondió Gris
-¡.....Y tres! Repliqué.
-Jajajajaja.....¡Yo fui el mejor, yo fui el mejor! dijo Gris.
-Vaaale.....lo admito, pero ahora más difícil, contesté. Ahora vamos a saltar lo más alto y cantando una canción.
-¿Y cual cantamos? me preguntó Azul.
-Es fácil, os acordáis de aquella que decía:

“un día en el mar
la tormenta explotó
Neptuno está enfadado
Y sequía traerá
Pero no os preocupéis
Porque yo os salvaré
Estaba el pez espada, el pulpo,
El pez payaso y la manta también....”

Comenzamos nuestra danza particular hasta llegar al agotamiento. No nos dimos cuenta de que alguien extraño se aproximaba.

-¡Mama, mama! ¡Ven! Las he visto.....y son preciosas. Ya sé lo que voy a ser de mayor. Seré cuidadora y protegedora de ballenas, dijo aquella voz.

-¿Qué es eso? Preguntó intrigado Azul.
-Es un cachorro de un humano. Me lo dijo mi padre una vez, le contesté. Pero hay que ser muy precavidos porque también me dijo que no nos quieren y desean nuestra aniquilación. Aunque este parece contento de vernos.

¿Quizás le gustó nuestra canción?
¿Lo volvemos a hacer? pregunté a mis amigos.
-Vale, respondieron a la vez los dos.

Y entre baile y cánticos se oían las risas de una niña a lo lejos.

1 comentario:

Mari Carmen dijo...

¿Cuándo aprenderá el hombre que tan sólo es un animal entre los demás? ¿qué no tiene más derechos que los otros? Que está aquí, pero que mañana puede desaparecer -y de hecho, algún día desaparecerá- y la vida sobre la tierra continuará sin él, y casi me atrevería a decir, mejor que con él.